acantilado_naturaleza_paisaje_cork_irlanda_europa
acantilados_paisaje_cork_irlanda_europa
castillo_blarney_cork_irlanda_europa
paseo_rio_lee_cork_irlanda_europa
ruinas_castillo_cork_irlanda_europa

[su_slider source="media:15814,15815,15816,15817,15818" width="1600" height="900" title="no" pages="no" mousewheel="no"]

Caminar por la ciudad de Cork es descubrir un lugar de obras maestras modernas. Dejarse deleitar por las delicias del pujante y concurrido mercado cubierto y las benditas cervezas de un pub franciscano. Al visitar la torre de la iglesia no te confíes en la hora que marca la torre ¡a su reloj lo llaman el mentiroso de cuatro caras!

Cork bulle y toma vida sobre el río Lee. El centro de la ciudad con sus magníficos edificios gregorianos, fue construida en la bifurcación del río que conforma dos canales creando una isla con arquitectura moderna.

Podremos caminar por la calle principal, St Patrick’s Street, peatonal en varios tramos, se encuentran destacados edificios. El Mercado Inglés, es un mercado cubierto donde se vende toda clase de alimentos y bebidas. Es la envidia de los gourmets de toda Irlanda. Lejos de ser inglés debe su nombre a sus orígenes protestantes, aquí podemos encontrar especialidades tradicionales como “drisheen” (una especie de morcilla), aunque en los cerca de 55 puestos también verás pan, pescado, quesos, frutas y verduras.

La Iglesia de Santa Ana en el distrito de Shandon, es el edificio más famoso de Cork. Ha sido el sitio predilecto para fotografías. Las torres se alzan desde la época medieval construidas en 1722. De manera excepcional, este artefacto que asigna las horas, es llamado por los lugareños  el “mentiroso de las cuatro caras”, porque cada una de ellas da una hora distinta.

Saliendo de la ciudad encontraremos el Castillo de Blarney donde conoceremos la leyenda de su famosa piedra que según la creencia popular, concede el don de la elocuencia a quien la besa. La ubicación de la piedra en el muro del castillo pone en peligro a todo aquel visitante que tuviera la osadía de intentar besarla. Por ello, durante la renovación del castillo, la piedra se colocó en un lugar más accesible, donde se encuentra en la actualidad.

 

 

Hoteles Cork

Buscar más  
x

DISEÑA TU VIAJE

Consulta nuestros programas sin compromiso. ¡Te llamamos!