Escala en París rumbo a Canadá

El viaje que tanto estaba esperando hacer por fin empieza, y no podía ser mejor antes de cruzar el charco, hoy llegué a París por la tarde, de la mano de la compañía aérea Air France y me dispuse a acercarme a cenar al conocido barrio de los pintores, Montmarte, ya había estado allí otras veces, y hay cosas del ambiente parisino que no cambian…como siempre, mucha marcha en las escaleras de la Basílica del Sagrado Corazón.

El olor de las creperías despertó mi apetito, por lo que paré en una de ellas para tomarme un crep de york, queso y huevo con una cervecita, luego me di un paseo admirando este precioso barrio y me dispuse a hacer el bellísimo trayecto por los Campos Elíseos hasta llegar a la grandiosa Torre Eiffel.

Después de todo, me fui más que satisfecho al hotel (cerquita del aeropuerto), pare decir Au Revoir a Europa y tomar el ansiado rumbo a Canadá.