Piedras con vida propia

 

Las esferas de piedra de Moeraki son uno de los ejemplos de lo creativa que puede llegar a ser la naturaleza cuando se pone caprichosa. Formando parte de un ambiente de playa excepcional en la isla Sur de Nueva Zelanda cada esfera se asemeja a alguna forma peculiar, desde huevos de dinosaurio a balones de fútbol.
Algunas de ellas llegan a medir más de 4 metros de diámetro y otras están huecas por dentro.

El origen de las rocas es todavía un enigma, lo que da cabida a infinitos rumores que dejan paso a la imaginación…que si fueron traídas por los extraterrestres, que si son fósiles de huevos de dinosaurios, que si son restos de tortugas gigantes…etc. La mitología maorí tiene su propia explicación. Defienden que son los restos de las cestas de pesca que llegaron a la costa tras el naufragio de la mítica canoa Araiteuru

Lo más recomendable es que las visites por ti mismo y saques tus propias conclusiones sobre su origen, ya que ni la ciencia lo sabe explicar con certeza.

Lo poco que sabemos de Nueva Zelanda es que es que tiene un entorno natural envidiable por cualquier rincón del mundo, y que fue el lugar elegido por Peter Jackson para filmar “El Señor de los Anillos”, aprovechando el desconocimiento general por la lejanía de las antípodas.

Desde elcatalejodecharly te invitamos a que conozcas Nueva Zelanda con Estrellas del Viaje para ver con tus propios ojos que fotografías como estas de las esferas de piedra de Moeraki son asombrosamente reales y no retacadas por Photoshop.

Piedras con vida propia