Relato: Chobe, segunda parte

Nos ponemos en marcha después de una refrescante comida mi guía y yo, no sin antes coger un forro polar pues cuando se va el sol bajan mucho las temperaturas (ayer estuve a 8 grados) ya que aquí estamos en Invierno.

Nos subimos en el 4×4 descubierto, menos un toldo que nos protege del sol, y emprendemos el primer safari (games) por el Parque Nacional del Chobe, como hoy solo tenemos 2 horas, no nos iremos demasiado lejos.

Normalmente todos los lodge incluyen 2 safaris al día, uno por la mañana, pronto, sobre las 07,30 hasta las 11,00 que regresas al lodge y otro sobre las 16,00 para volver al lodge sobre las 19,00 horas.

Enseguida empezamos a ver vida animal, los primeros, unos impalas (siempre se muestran un poco nerviosos), suelen estar en grupos y solo algunos machos con buenas cornamentas se les ven solos, todavía sin abandonar los caminos de la jungla, observamos unos elefantes, más que unos, pues por lo menos son una familia de 12, donde se ven de todos los tamaños desde los pequeñines hasta los machos con sus grandes colmillos, uno de ellos tiene uno roto, seguro que fruto de alguna pelea, tengo que deciros que normalmente son muy pacíficos pues conseguimos estar a menos de 3 metros mientras comen esos increíbles pinchos, después de cansarnos a sacar un montón de fotos proseguimos nuestro games, ahora si, ya saliendo de la espesa jungla para acercarnos por el Rio Chobe, otra de las cosas buenas de estar aquí en esta temporada de Invierno es la falta de mosquitos que es mucho de agradecer ahora que empieza a bajar el sol.,

Aquí nos encontramos con los primeros pájaros y aves, como uno pequeñito que os pondré una foto que estaba cuidando a sus huevos y nos hacia frente con un ruido increíble para que nos fuésemos y así lo hicimos, nos acercamos mas hasta el mismo borde del rio y así ver muy de cerca como los hipopótamos por ejemplo se alimentaban fuera del agua y volvían con rapidez al agua, produciendo ruidos y frotándose los unos con los otros mientras el otro grana animal en el Chobe, el elefante campa a sus anchas sin que se meta nadie con él, tengo que deciros que el Chobe es conocido por las grandes manadas de Elefantes.

Como tenemos casi 1 hora hasta el lodge, empezamos a desandar el camino y dejándome con unas ganas tremendas de que ya sea mañana para volver al Parque Nacional del Chobe.

Relato: Chobe, segunda parte