Relatos en Canadá: Glaciar Ángel, rafting en Jasper y Cañón Maligne

Hoy como de costumbre me levanto pronto y después de desayunar me dispongo a realizar diversas actividades, empezando por el Monte Edit Cavel, al que se accede desde una bonita carretera de 10 kilómetros y luego 20 minutos andando desde el final desde donde se deja el coche en el parking, desde allí se llega al Glaciar Angel con una corta caminata, el recorrido es fácil para todos los públicos, también podemos ampliar el recorrido si cogemos otro camino que sale del mismo glaciar, (es más duro y son unos 3 Kilómetros), la vista es más espectacular de todas las altas montañas que rodea al glaciar.

Después de estas maravillosas marchas, vuelvo al bonito pueblo de Jasper ya que me dispongo a realizar un más que refrescante (4º de temperatura del agua) rafting por el rio Athabasca, tengo que decir que te facilitan todo el equipo necesario para que estés lo más protegido posible de cualquier tipo de inclemencia, el día era bonito 18º), En la barca éramos 6 personas y me toco ser uno de los 2 gobernantes, divertidísimo y un poco mojadito y eso que de los 5 niveles de dificultad era solo el 2, pero suficiente para divertirse, no tiene ningún riesgo y lo puede realizar cualquier persona.

Como justa recompensa me di un pequeño homenaje en un buen restaurante que os recomiendo, Fiddle River (620 Connaugh Drive. Jasper Town) frente a la estación de trenes, destacan sus pescados, mariscos y pastas, también ofrecen platos vegetarianos.

Con tan buena comida se me hizo un pelín tarde ( oscurece sobre las 19,35 en esta época) y aunque tenía previsto visitar el Lago Medicine y  coger el barco por este inmenso lago hasta Spirit Island, solo pude centrarme en el Cañón Maligne (de dificultad moderada), paseando por todo el camino que sigue su orilla con vistas espectaculares.

Ya casi anocheciendo volví para mi hotel ( Hotel Fairmont)  para cenar algo y descansar