Relatos en Canadá: Último día en las Rocosas

Como dicen, todo lo que empieza tiene que acabar, “para que algo vuelva a empezar de nuevo”. Hoy ha sido mi último día en las Rocosas, pero seguro que nos volveremos a ver.

Después de desayunar me dispuse a conducir unos 25 kilómetros hasta una carretera que discurre por el valle del río Bow, se trata de llegar hasta el cañón de Johnston para disfrutar de una bonita caminata que me acercará hasta unas preciosas cascadas (son 2 principales, una a 30 minutos y la otra, Upper, también a 30  minutos de la anterior) el camino por toda la senda es de cuento, espectacular. Tiene una longitud de 4 kilómetros y es de lo más bonito que vi estos días en Rocosas.

El día amaneció lloviendo y gris, en los primeros 10 minutos de empezar la caminata (07,30 h) me mojé, luego el dia fue despejándose y me permitió disfrutar de una bonita travesía, haciendo fotos como un loco, desde allí y una vez finalizada la ruta regrese a Banff para contemplar las mejores vistas de Banff, para eso cogí el Teleférico y subí a la montaña Sulphur, y acercarme hasta la cima del pico Samson (estación meteorológica a 800 metros andando por una pasarela de madera), las vistas son para alucinar, después me acerqué hasta el Lago Minnewanka, Hoodoos Trail ( unas bonitas formaciones de piedra ) y para finalizar ya en Banff, visité las Cascadas de Bow y eso fue lo último que vi en este viaje a las maravillosas Rocosas de Canadá.

Esta noche como era la última aquí me di un premio y dormí en el famoso castillo Banff Springs, hotel de la cadena Fairmont, así que me dispuse a disfrutar del hotel y luego me retiré a descansar pues mañana salgo para Calgary, donde entregaré el coche y regresare a España ( por pocos días, pues regreso al continente americano en unos días, pero eso será la semana que viene).

Gracias a todos por estar ahí y espero que disfrutaseis de este relato.